cona_r9_c3_s1

20/09/2010

El crecimiento industrial se apoya sobre dos sectores

La marcha de la economía

El crecimiento industrial se apoya sobre dos sectores

Autos y siderurgia compensan las menores alzas en rubros con problemas de competitividad

Oliver Galak

Los promedios sirven tanto para ilustrar como para confundir. Ya lo dijo el escritor Watts Wacker: "El ser humano promedio tiene una mama y un testículo". Algo similar ocurre con la industria.

Detrás del importante crecimiento de la industria argentina este año (entre 8 y 12%, según la medición), se esconden realidades muy diversas: mientras los sectores automotor y siderúrgico crecen a tasas que rondan el 40 por ciento, el resto de la industria debe conformarse con mejoras de unos pocos puntos porcentuales. O, en algunos casos, con una caída llana y lisa.

La Unión Industrial Argentina (UIA) advirtió sobre esta situación en su último informe de actividad. Allí especificó que en los primeros siete meses del año la industria creció 11,8%, pero si se resta el aporte de los autos y las metálicas básicas el porcentaje desciende al 4,7 por ciento. "A lo largo del primer semestre del año, ambos sectores aportaron el 68% de la expansión acumulada", dice el informe.

"Hasta 2007 el crecimiento de todos los sectores era muy parejo. Ahora hay mucha heterogeneidad", señaló una fuente de la entidad fabril. Parte de esa diferencia se debe a que la siderurgia y el sector automotor habían sido también los rubros más golpeados por la recesión de 2009.

En los cálculos de la consultora Abeceb.com, la dependencia que la industria tiene de esos dos sectores es más acentuada: autos y siderurgia explican el 84,1% del crecimiento industrial entre enero y julio de 2010. "Estamos en niveles récord en cuanto al peso que representan la fabricación de vehículos y de acero dentro del crecimiento total de la industria", señala un informe de la consultora que dirige Dante Sica. Históricamente, los momentos de mayor aporte de estos dos sectores no superaban el 50 por ciento.

Esta consultora, sobre la base de datos oficiales del Indec, señala que si se deja afuera al tándem autos-acero la industria crece este año a un ritmo ínfimo: 1,5 por ciento (contra el 9,3% si se considera el total de los sectores). Esta realidad se refleja en el escaso aporte que están haciendo hoy otras industrias. Por ejemplo, la elaboración de sustancias y productos químicos, que entre 2003 y 2008 explicó más del 15% del crecimiento industrial, hoy representa alrededor de un 5 por ciento. Otro tanto pasa con la industria alimenticia: tenía un peso del 13% en el crecimiento del sector fabril argentino y este año pasó a aportar menos de cuatro puntos (de hecho, este sector muestra caídas en varias mediciones).

El otro sector que también hace un aporte significativo al crecimiento industrial es el de los textiles, con un alza acumulada en los primeros ocho meses del 21,5%, según el centro de estudios de Orlando J. Ferreres. En contraposición, las industrias que han mostrado caídas son: alimentos (-8,1%), plásticos (-4,7%), tabaco (-2,8%) y refinación de petróleo (-0,7%).

Capacidad cerca del tope

La Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) calcula un crecimiento del 9,2% para el total de la industria en lo que va de 2010, pero reserva porcentajes de dos cifras para automotores (51,5%) y siderurgia (31,2%). Si se pasan por alto estos dos sectores, el crecimiento acumulado baja a 3,9 por ciento.

"Hoy pueden mostrar un buen número de crecimiento promedio industrial, pero el que sabe analizar se da cuenta de que está concentrado en dos sectores", señaló Abel Viglione, de FIEL. "¿Se podría crecer más en el resto de la industria? Hay varios sectores que están con la capacidad cerca del tope y son pocos los que están invirtiendo para ampliarse. En plásticos, petroquímica o agroquímicos hay inversiones para ampliar la capacidad de almacenamiento, pero no para incrementar la producción", agregó.

Un informe reciente de la consultora Prefinex coincidió con esa visión. "La industria mostró hasta julio un crecimiento del 10,2%. El sector automotor y la industria siderúrgica explicaron casi la totalidad de esta dinámica, impulsada en ambos casos por las exportaciones", explica el documento.

Según el economista Pablo Besmedrisnik, de la Fundación Crear, el problema del grueso de la industria es el retraso cambiario. En los últimos tres meses, explicó, la devaluación nominal del peso fue frente al dólar (0,7%) fue marcadamente inferior a la inflación. "Esta presión a la pérdida de competitividad cambiaria del peso se disimula con la apreciación del real del 4,7% en idéntico período", agregó.

  • REGISTRARME AL NEWSLETTER
  • ENVIAR
  • Completa el formulario y te
    responderemos a la brevedad.

    Empresa
    Candidato

    OFICINA CENTRAL

    Vuelta de Obligado 1878
    Piso 11 “B” y "D"
    C.P.: C1428ADB - CABA
    11.4781.1910 VER SUCURSALES info@cona.com.ar

    SEGUINOS

    NUESTRAS UNIDADES DE NEGOCIO

    cona_r3_c2_s1

    © 2015
    Todos los derechos reservados